Soy adicta.

Soy adicta.

Adicta a llenarme de vacío.

Pierdo el tiempo frente a la pantalla,

tragando basura.

Lo real me da miedo.

Mis demonios me acechan

y me van a devorar.

Van a acabar conmigo.

Mientras, yo me consumo.

Al consumirse hasta mis ganas de comer.

Al sentirme aislada.

Dibujando vías de escape provisionales.

Ambiguas. Inútiles.

Tratando de que uno de estos hilos,

lo suficientemente fuerte,

ate mi razón, para no perderla.

Para no perderme.

Para no consumirme.

Mientras, obviaré que soy adicta.

Mientras, seguiré enganchada a falsas soluciones.






29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo