La madurez

Aún sigo preguntándome que cojones es eso de la madurez; el sosiego, la disciplina, la constancia, la regulación de las emociones, puede que todo eso. Cuando veo un adulto de tantos años, a los que llamamos señores y señoras, veo sus caras, serias y firmes por muy alegres que sean, con sus vidas hechas o desechas, ahí están, andando apuradamente a algún lugar, algunos con niños pequeños revoloteando como seres a los que la vida aún no les ha arrancado las alas, seguro que hay mucho en ellos que desconozco, la concentración, la omisión de placeres. Unos focalizados en sobrevivir, otros en desarrollarse en lo que aman.

Joder... Ojala yo llegue a conocer eso que llaman madurez, soy irregular e indisciplinado, solo se que ansío ser un hombre centrado y no un loco desperdigado, dejar de volar, creo que la vida a pesar de magullarme aún no me ha arrancado las alas, esta al caer, y si eso fuera imposible, solo me quera mantener el vuelo entre delirios transitorios y angustias acechadoras que acarician mi piel de cuanto en cuanto, ya áspera me la suda.



6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo